Páginas vistas en total

domingo, 26 de julio de 2015

Hábitos de dormir de las grandes mentes creativas

                                         ¿Qué he hecho con mi vida”
                                 Robert Schumann needs some sleep…





 Salvador Dalí dormía siesta con una llave: Salí era un genio hasta a la hora de dormitar. Con una llave en la mano, sentado en una silla, él dejaba su brazo colgando sobre una placa de metal. Cuando el sueño se volviera profundo, la llave caería de su mano tocando la placa y haciendo mucho ruido, lo que haría que se despertara. "Ni un segundo más es necesario para que su mente y cuerpo se hayan energizado luego de ese tiempo de reposo", escribió Dalí. Utilizando el estado denominado Hypnagogia, entre estar despierto y dormido, Dalí era capaz de dehar su mente más libre y, por lo tanto, tener ideas.
 Demóstenes hablaba con piedras en la boca y cortaba su propio cabello: De acuerdo con el historiador griego Plutarco, el famoso orador y políticos Demóstenes no siempre fue bueno para hablar en público, y la primera vez que dio un discurso lo único que consiguió fue sacar carcajadas del público (no era un stand-up). Luego, animado por un amigo cercano comenzó a practicar, hablando con piedras en su boca y entrenando en un subterráneo todos los días. Se raspó todo un lado de su cabello para evitar que creciera antes, por miedo a convertirse en el blanco de las bromas.
 Igor Stravinsky quedaba de cabeza para abajo. El compositor ruso americano, conocido por sus piezas de ballet, admitió que todos los días practicaba un ejercicio que le había enseñado un gimnasta húngaro: quedar de cabeza para abajo. Mason Currey explica en su libro, Rituales Diarios, que Stravinsky hacía esto para limpiar su mente. Se descubrió después que realmente existen diversos beneficios generados por periodos en esa posición, como el aumento de circulación y la desintoxicación de las glándulas suprarrenales.
 Balzac bebía litros y litros de café: El escritor francés acostumbraba recomendar una forma “brutal” de beber café sólo para”hombres con exceso de vigor”: beber café cargado con el estómago vacío. Hay rumores de que Balzac bebía 50 tazas de café al día para estimular su escritura, a veces bebiendo cerca de 2 a 3 tazas a la vez. 
 El inventor Yoshiro Nakamtsu casi se ahoga (a propósito): El inventor del disquete y otros 3.000 patentes registradas a su nombre, reveló que cuando más cerca de la muerte se está, más creativo se siente. También reveló que hunde su cabeza en el agua para tener nuevas ideas y agrega: "Me mantengo bajo el agua hasta tener mi momento de genialidad, lo que podría ocurrir sólo medio segundo antes de morir".
              Sueño   -Trabajo creativo-Trabajo de día -Momentos de ocio-Ejercicios y otros 


Informes desde:https://podio.com/site/creative-routines
Sleeping Habits of 27 of the greatest creative minds

No hay comentarios:

Publicar un comentario