Páginas vistas en total

sábado, 23 de mayo de 2015

Dominar la mente y no que la mente domine en uno

Se puede vivir una situación impensada en solo segundos. Uno está en su cuarto viendo el partido decisivo de su equipo de fútbol, y en otra dependencia se lleva a cabo una pequeña discusión familiar, digamos sobre un tema recurrente. En el momento que termina el partido y el equipo de sus amores pierde, colma la capacidad de frustración de quien antes del pitado del final, no participaba en la discusión sino que escuchaba solo partes de los diálogos. Y de pronto se levanta y toma partido ( en algo que por supuesto no le es ajeno) , pero ya llevando las cosas a un climax de violencia verbal, como incendiando aquella acalorada discusión que hasta el momento se iba apagando, o que bien podía retomarse recién al siguiente día.
Es un ejemplo. Hay algo "dormido" dentro de uno ( reconozcamos como algo latente) que repentinamente "despierta" y cambia una situación transformándola en un hecho lamentable. Algo para arrepentirse luego. A no ser, que pasado unas horas, el grupo reflexione de manera particular y comprenda que nada era para tanto, y que aquello ya no vale la pena recordarlo.
Recuerdo un cuento budista que ilustra un acontecimiento que al  resumirlo se puede decir :  lo que se construye durante años, suele destruirse irremediablemente en un minuto.
Mi maestro habla siempre de La Mente, como funciona y de la importancia de no dejarse dominar por ella. En teoría se puede llegar a comprender, pero en la vida cotidiana, puede llevarnos años para hacer efectivo ese proceso.
Pensaba en eso, cuando encuentro este artículo que veo como una buena introducción a un tema que sería bueno darle luego continuación:

NEUROCIENCIA EN LA VIDA COTIDIANA:

¿ POR QUÉ FRACASAMOS EN EL AMOR ?


EPEP es la Educación del Pensamiento Enfocado en el Propósito. Significa que una persona puede tomar todos los avances de los últimos 30 años en el funcionamiento del cerebro para aplicarlos a la vida cotidiana. El médico Eduardo Berteuris (MN 71010) desarrolla en cuatro entregas para Infobaeesta novedosa técnica que aspira a "vivir un poco mejor y a ser más felices".

La semana pasada, el especialista en Mindfulness desarrolló lo que llama "Máxima profecía autocumplida". "Es un término que se usa en la terapia cognitiva. Significa que: finalmente uno llega donde pensaba que por sus creencias iba a llegar, independientemente si quería llegar ahí o no de acuerdo a lo que pensaba".

El cerebro 'inconsciente' va recopilando los datos que supuestamente "nos interesan" para transformar nuestro deseo en algo tangible. Un ejemplo: "En la foto vemos a un chico y una chica en medio de una discusión quizás rompiendo la pareja. Seguramente ninguno de los dos quería eso. Seguramente querían estar bien y ser felices pero ¿qué sucede?".

"Quizás uno de los dos piensa o cree sin saberlo, que el amor es algo que se va perdiendo con el tiempo o que en realidad no existe, que es un cuento de hadas, que las parejas son para otras cosas como para formar una especie de sociedad. Entonces se va vinculando de acuerdo a esas creencias con gente que le va a ayudar a llevar adelante eso".

Berteuris señala que las personas continuamente están explicando muchas cosas acerca de sus creencias a través de una forma de vestir o de la expresión de acuerdo a un momento. "Contínuamente estamos simbolizando un montón de cosas y el cerebro inconsciente, capaz de procesar 11 millones de datos por segundo, sabe de acuerdo a lo que nosotros queremos con quien relacionarnos a quien prestarle atención y a quien no".

De vuelta en la escena de la pareja, Berteuris sugiere que quizás es algo que ya les ha pasado con otras relaciones. "Se repiten las experiencias con diferentes personas y uno se pregunta: '¿Por qué me pasa esto a mi otra vez?'. Es porque las creencias ayudan a que en la vida real uno construya lo que esas creencias quieren porque para eso fueron diseñadas".

Esas creencias, se forman al construir la identidad de cada persona, a través de la socialización primaria, secundaria y todas las experiencias que se hayan tenido que definen a la persona.

"Por eso el aforismo griego del templo de Apolo decía: 'Conócete a ti mismo porque ahí es donde van a estar tus éxitos y tus fracasos'. ¿Y cómo logro conocerme? Nosotros enseñamos a sacarle provecho a esas partes del cerebro que conocemos y que seguramente con el paso de los años vamos a conocer más. Cambiando las creencias por otras nuevas". De eso se trata el métodoEPEP.

Dr Eduardo Berteuris para infobae.com

Para ver las entregas anteriores, click aquí:

-Mircro 1
-Micro 2

Ver más:
DocBerteuris

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada