Páginas vistas en total

jueves, 16 de julio de 2015

Viejo corazón

 Cumplir años siempre es agradable ?



 “Conté mis años y descubrí que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante que el que viví hasta ahora.
Me siento como aquella joven que ganó una caja de bombones; los primeros los comió con displicencia pero, cuando percibió que quedaban pocos, comenzó a consumirlos lentamente y a disfrutarlos más. 
Ya no tengo tiempo para lidiar con mediocridades. 
No quiero estar en reuniones donde desfilan egos inflados.
Desprecio a los oportunistas y a las personas aranosas. 
No tolero a los envidiosos que tratan de desacreditar a los más capaces para apropiarse de sus lugares, talentos y logros. 
Ya no tengo tiempo para proyectos megalomaníacos. 
No participaré en conferencias que establecen reglas engañosas para erradicar la miseria en el mundo. 
No quiero que me inviten a eventos donde se pretende solucionar los problemas del milenio.
Ya no tengo tiempo para reuniones interminables donde se discuten: estatutos, normas, procedimientos y políticas, sabiendo que no se va a lograr nada.
Ya no tengo tiempo para soportar melindres de personas que, a pesar de su edad cronológica, son unos inmaduros.
No quiero ver las agujas del reloj avanzando en reuniones de “confrontación”, donde solo “ponemos sobre la mesa” las opiniones de los poderosos.
Me molesta ser testigo de los defectos que genera la lucha por el “majestuoso” cargo de Director.
Recuerdo ahora a Mario de Andrade, que afirmó: “Las personas no discuten los contenidos, sólo sus títulos”. Mi tiempo es escaso como para discutir títulos; quiero la esencia.
Mi alma tiene prisa. Sin muchos bombones en la caja, quiero vivir al lado de gente humana, muy humana; que sepa reír de sus errores, que no se envanezca con sus triunfos, que no se considere electa antes de tiempo, que no huya de sus responsabilidades, que defienda la dignidad de los marginados y que desee tan sólo andar al lado de Dios. 
Caminar junto a cosas y personas de verdad. Disfrutar de un afecto absolutamente sin fraudes, nunca será una pérdida de tiempo.
Lo esencial es lo que hace que la vida valga la pena. 
Quiero rodearme de gente que sepa tocar el corazón de las personas. Gente a quien los golpes duros de la vida, les enseñó a crecer con toques suaves en el alma.
Si… tengo prisa por vivir con la intensidad que sólo la madurez puede dar. Pretendo no desperdiciar parte alguna de los bombones que me quedan…porque estoy seguro que serán mas exquisitos que los que hasta ahora he comido.
Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz con Dios. Debemos buscar tiempo para vivir, disfrutar y ser felices.

Aprovechemos nuestro “Tiempo Mágico”… porque el tren de la vida sigue avanzando.”

Publicado en Adulto Mayor, AutoAyuda

No hay comentarios:

Publicar un comentario